4 Razones por las que los jugadores de póker pierden disciplina

Es importante considerar el póker como una actividad de rendimiento que requiere el mismo nivel de disciplina y compromiso que el ajedrez, el deporte profesional o el entrenamiento militar. Comprender que el póker es una actividad de rendimiento ayuda a suprimir las expectativas distorsionadas. Un jugador de póker debe apreciar la necesidad de preparación y disciplina.

Los jugadores de póker que ganan dinero consistentemente a nivel mensual y anual abordan el póker desde la perspectiva de una disciplina mental.

Aquí están las 4 razones por las que los jugadores de póker pierden disciplina.

Las distracciones y el aburrimiento causan falta de enfoque

Estamos rodeados de herramientas de conexión (redes sociales, internet, televisión). Estas distracciones destruyen el impulso y el enfoque. Buscan dominarte, al igual que la adicción busca dominar al adicto. Lo harán si se lo permites. ¡ENFÓCATE en tu juego! Cuando juegues al póker, solo juega. Si quieres jugar tu mejor juego, elimina las distracciones, especialmente tu teléfono.

¿Sabías que los estudios demuestran que tener tu teléfono inteligente a la vista, incluso si está apagado, tiene un efecto negativo en tu enfoque, porque una parte de tu cerebro está trabajando para no tomar o revisar el teléfono? Es aún peor si recibes una notificación o un mensaje. ¡Puede sacarte de tu mejor juego!

Sobreconfianza y el “tilt” del ganador

El “tilt” del ganador es un problema real para los jugadores de póker. Es causado por la sobreconfianza que apaga la parte pensante del cerebro. Las fuertes emociones causadas por una serie de manos o sesiones ganadoras pueden nublar la mente tanto como la ira o el miedo.

El “tilt” del ganador puede manifestarse de dos maneras: En el primer caso, el jugador que gana una serie de botes se vuelve sobreconfiado y se siente invencible, lo que lo lleva a jugar de manera demasiado suelta y agresiva, haciendo movimientos imprudentes y poniendo demasiado dinero en el bote con manos débiles.

En el libro “The Poker Mindset”, se describe de la siguiente manera: “Cuando estás teniendo una racha increíble, es posible que comiences a sobreestimar tu propia habilidad”; “Comenzarás a creer que eres invencible en lugar de atribuir correctamente tu inusualmente alta tasa de ganancias a la suerte”.

La segunda forma es cuando un jugador no puede aceptar la idea de perder el dinero que acaba de ganar y quiere “asegurar” su victoria sin abandonar el juego. Intentará proteger su pila de fichas jugando de manera demasiado pasiva o un póker débil y ajustado.

Signos comunes de sobreconfianza:

  • Te sientes invencible.
  • El póker parece muy fácil.
  • Supones que vas a ganar en cada sesión.
  • Subestimas a los oponentes y hablas de lo terribles que son.
  • Dejas de trabajar en tu juego.
  • Piensas que tus debilidades y fallas han desaparecido de tu juego.
  • Juegas de manera mucho más agresiva e intentas ganar cada bote.
  • Ignoras las reglas de gestión de bankroll.

Reconoce las situaciones específicas en las que eres propenso a la sobreconfianza y ten en cuenta que son situaciones de alto riesgo. Cuando ocurran, comprométete a tomar medidas preventivas, como tomar un descanso, respetar las reglas de gestión de bankroll, ser honesto contigo mismo acerca de tus habilidades en el póker.

¡Sé lo suficientemente sabio como para reconocer cuando tu mentalidad está comprometida!

Ira y negación de las pérdidas

Esto puede arruinar una sesión o incluso tu bankroll más rápido que cualquier otra cosa. Si piensas que la rentabilidad constante en el póker significa la ausencia de pérdidas y malas rachas, entonces hay algo fundamental en este juego que aún no has comprendido. No importa lo malo y doloroso que parezca, es muy importante recordarte a ti mismo que esto es parte de la variación y los números eventualmente se equilibrarán. Ninguna tormenta dura para siempre.

Los jugadores de póker mentalmente fuertes tienen control sobre sus emociones. La falta de control emocional conduce a decisiones pobres. No serás castigado por tu ira, serás castigado por tu ira. Involucrarse emocionalmente es una de las peores actitudes que puedes tener en el póker.

Las personas con una tolerancia al riesgo muy baja, que no pueden aceptar sesiones perdedoras, no están destinadas a ser grandes jugadores de póker, ya que perder es simplemente parte del juego.

La próxima vez que pierdas un bote grande, recuerda que es natural querer recuperarlo todo lo más rápido posible. Desacelera, mantén la concentración y adhiérete a tu estrategia. Así es como ganas a largo plazo.

Agotamiento

El agotamiento mental puede ser desencadenado por muchos factores. Por ejemplo: exceso de trabajo, estrés excesivo y prolongado, pérdidas/malas rachas, expectativas poco realistas, desequilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Lo primero que debes entender sobre el agotamiento es que, por lo general, no hay un solo evento que lo desencadene. Es un proceso gradual que ocurre durante un largo período de tiempo y puede afectar múltiples aspectos de tu vida, como la salud o las relaciones.

¿Cómo evitar el agotamiento? Presta atención a las señales de agotamiento. Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Te sientes impotente, atrapado y sin motivación?
  • ¿Tienes problemas para entrar en la zona y jugar tu mejor juego?
  • ¿Has empezado a comer más o de manera poco saludable, tomar drogas o consumir más alcohol de lo habitual?
  • ¿Te enojas mucho más rápido de lo normal?
  • ¿Te aburres y te distraes fácilmente durante tus sesiones?

Haz clic aquí para leer el artículo completo sobre las señales de agotamiento.

Recuerda la sensación cuando empezaste a jugar al póker. ¿Recuerdas ese momento de “eureka” cuando entendiste por primera vez la importancia de jugar en posición? ¿Te emocionaste cuando jugaste tu primera mesa final?

Utiliza esa emoción que sentiste cuando empezaste a jugar al póker para renovar tu entusiasmo por la actividad. De esta manera, podrás centrarte más en los aspectos positivos del juego y menos en los estresantes.

Para superar el agotamiento, recuerda POR QUÉ juegas al póker. Estás más motivado cuando sabes POR QUÉ haces las cosas. Tener un POR QUÉ sólido es lo que te lleva a superar los momentos difíciles. Definir e identificar claramente este POR QUÉ es crucial para el éxito a largo plazo en el póker.

Tómate un tiempo libre y haz algo que disfrutes. Puedes ser un jugador de póker altamente rentable, pero si no te permites desconectar de vez en cuando, te resultará difícil ser un jugador de póker feliz. ¡Asegúrate de pasar suficiente tiempo con amigos y familiares o haciendo algo para ti mismo!

Cuando hayas terminado por el día, olvídate del póker. Crea armonía entre el trabajo y la vida personal. No te obsesiones demasiado. Si puedes cultivar el equilibrio en tu vida, automáticamente lo trasladarás al póker.

Encuentra un amigo de póker o únete a una comunidad de póker. Una de las mejores formas de mejorar tus habilidades en el póker es tener amigos con los que puedas discutir sobre el juego. Asegúrate de animarse mutuamente a lograr tus objetivos, ayudarse mutuamente a superar los momentos difíciles y celebrar los éxitos juntos.

Deja un comentario